JULIO ALAK Y ESTELA DE CARLOTTO, CON CRITICAS POR EL TRABAJO INFRAHUMANO

El ministro de Justicia denunció que los responsables son “los sectores que impúdicamente exhiben riquezas”. La titular de Abuelas mencionó a la Sociedad Rural y reivindicó la facultad del Estado “para tomar cartas en el asunto”.

 

Los ministerios de Trabajo y de Justicia firmaron un convenio de cooperación para profundizar la lucha contra la explotación laboral, en el marco de las crecientes denuncias sobre condiciones laborales infrahumanas en el ámbito rural. Al respecto, Julio Alak denunció a “los sectores que impúdicamente exhiben riquezas” y buscaron convertirse “en voceros de la sociedad, pero que al mismo tiempo son los que en estos momentos han exhibido mayor desprecio por la condición humana a través de prácticas de explotación laboral y trata de personas”. Poco después, el tema también convocó a la titular de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, quien cuestionó a los grupos económicos que “minimizan un delito aberrante” como la “trata de personas y las condiciones de semiesclavitud de trabajadores rurales”.

La seguidilla de denuncias de las últimas semanas ha indicado que la responsabilidad por la explotación laboral de cientos de personas recae en un sector social claramente definido, afirmó el ministro Alak.

“Son los que todos los años organizan una gran exposición para decirnos lo importantes que son, los beneficios que le aportan a la Patria y cómo promueven el trabajo y cómo ayudan al país”, señaló durante la ceremonia en que fue firmado el convenio de cooperación. En tren de caracterizarlos, agregó que se trata de sectores que “impúdicamente exhiben riquezas y que, en algún momento del país se han querido convertir, como corporaciones económicamente poderosas, en voceros de la sociedad”.

Precisamente por eso, señaló, resulta “paradójico que una mañana de febrero de 2011 estemos aquí, en el Ministerio de Trabajo, analizando cómo profundizar una lucha contra un flagelo que hace ya 198 años se había establecido como superado en la Argentina”.

Tras referir la Asamblea del año XIII y el decreto de la libertad de vientres que estableció, Alak planteó que “muchos habitantes de países limítrofes que viven en libertad son traídos engañados, con promesas de trabajo y prosperidad, y aquí quedan esclavizados. Hemos visto en estos tiempos hechos de explotación laboral aberrantes, que resultan increíbles, frente a los cuales ha reaccionado toda la comunidad nacional”.

Por su parte, la titular de Abuelas de Plaza de Mayo celebró, en una entrevista periodística, encontrar “un Estado comprometido con la equidad y la defensa de los derechos de los trabajadores”. “Ahora que se toman cartas en el asunto –dijo Carlotto a Télam–, los interesados como la Sociedad Rural pretenden minimizar el hecho (de la explotación laboral) diciendo que ‘siempre existió’. Siempre fue inhumano mantener a personas en estado casi salvaje, con un pago irrisorio y prácticamente secuestrados en un destino que desconocen.”

Sin embargo, evaluó, “las grandes corporaciones mediáticas” minimizan acciones como las que despliegan coordinadamente los ministerios de Trabajo y de Justicia de la Nación al relevar establecimientos rurales. Y esto, “aunque haya filmaciones y testimonios” de las condiciones extremas en que esas personas se ven obligadas a trabajar.

Los casos que están siendo denunciados, opinó la dirigente de derechos humanos, demuestran que “hay una decisión del Estado, una persecución lógica que no es política ni ideológica, porque es la Justicia la que persigue un delito”. Que no todos los medios den cuenta de ello, agregó, “pasa con muchas noticias que tocan al poder económico”.

En la firma del convenio entre ambis ministerios, Alak había indicado que, hasta el momento, en todo el país fueron rescatadas “1622 personas, de las cuales 270 son menores; 863, víctimas de explotación laboral y 759, de explotación sexual, en el marco de 778 allanamientos con 721 detenidos”.

 

Fuente: Página 12

 

Escribir comentario

Comentarios: 0