Confirman que los delitos de lesa humanidad cometidos son imprescriptibles

La Cámara Federal confirmó que las violaciones a los derechos humanos, cometidas en el centro clandestino de detención conocido como "Mansión Seré", son delitos de lesa humanidad, y por ende imprescriptibles, al rechazar el planteo de un represor que pretendía que se declare extinguida la acción penal.


La resolución alcanzó a Daniel Alfredo Scali, cuya defensa interpuso una "excepción de falta de acción por prescripción" que el juez federal Daniel Rafecas rechazó "in limine" (sin trámite) en una resolución ahora confirmada por los camaristas Jorge Luis Ballestero y Eduardo Farah, con la intervención del secretario Sebastián Casanello.
Los magistrados citaron abundante doctrina de tribunales superiores según la cual “si el incidente promovido fuere manifiestamente improcedente, el juez deberá rechazarlo sin más trámite”, tal como ocurrió con el planteo del represor Scali, quien se encuentra procesado con prisión preventiva.
En octubre de 2009, Rafecas procesó a Scali junto a Carlos Alfredo Cámara, Marcelo Barberis, Héctor Seisdedos, Felipe Sosa, Alberto Lanas, Néstor Oubiña, Hipólito Rafael Mariano, César Miguel Comes y Miguel Angel Ossés por secuestros y torturas cometidos en ese centro clandestino de detención.
Aquel fallo de Rafecas abarca el circuito de la Subzona 16, que tuvo como eje la Mansión Seré, una casona que fue incendiada y demolida por los propios represores luego de que el 24 de marzo de 1978, lograran fugarse Claudio Tamburrini y otros tres prisioneros secuestrados en el lugar.
Esta investigación se inscribe en el marco de la "megacausa" por los delitos de lesa humanidad cometidos en la órbita del Primer Cuerpo de Ejército que se reactivó tras la derogación y declaración de "nulidad insalvable" de las leyes de obediencia debida y punto final.

 

Fuente: Diario Registrado

Escribir comentario

Comentarios: 0